artículos y notas esotéricas

Shri Ganapati Atharvashirsha (Ganapati Upanishad)

El Shri Ganapati Atharvashirsha (“La cima del Atharva del Señor Ganapati”), también conocido como Ganapati Upanishad (“El conocimiento liberador de Ganapati”), es un Upanishad que celebra a Ganesha como la encarnación de Brahman, el Absoluto. Es el texto sánscrito recitado más ampliamente entre los ganapatyas o devotos de Ganapati en Maharashtra. El texto en su totalidad está grabado sobre la puerta del mandapa o salón del templo en el sagrario de Ganesha Ashtavinayaka en Ranjangaon.
Existen discrepancias acerca de la fecha de origen de este texto. Probablemente fue compuesto durante los siglos XVI o XVII. Recibió la atención de Shri Upanishad Brahma Yogin en su comentario a 108 Upanishads publicado en 1751. G. S. Ghurye afirma que se difundió a principios del siglo XIX, correspondiendo al surgimiento del culto a Ganapati en Maharashtra entre los brahmanes establecidos en Puna. El texto traza su propio linaje hasta el Atharva Veda. La presente traducción ha sido elaborada a partir de la traducción inglesa de Paul B. Courtrigth.

Homenaje al Señor Ganesha. Om, reverencia a Ganapati. Tú eres verdaderamente el Tat tvam asi (Eso eres tú) hecho visible. Tú verdaderamente produces el universo. Tú verdaderamente lo conservas. Tú verdaderamente lo destruyes. Tú verdaderamente eres la realidad omnipenetrante. Tú eres la manifestación del Atman (Ser) eterno. Yo digo que es justo. Yo digo la verdad. Yo describo tu forma. Yo escucho la descripción de tus cualidades. Te ofrezco mi adoración. Me consagro a tu estudio. Desde el oeste, el este, el norte, el sur, de arriba, de abajo, de donde quiera que pueda venir la calamidad durante tu adoración, por favor protégeme.
    Tú eres la esencia del sonido. Tú eres chit (conciencia). Tú eres ananda (beatitud). Tú eres Brahman. Tú eres la forma de sat-chit-ananda (ser, conciencia y beatitud). Tú eres el Brahman visible. Tú eres jñana (conocimiento espiritual) y  vijñana (conocimiento mundano). El mundo entero nace de ti. El mundo entero es sostenido por ti. El mundo entero es disuelto por ti. El mundo entero regresa a ti. Tú eres la tierra, el agua, el fuego, el aire y el éter. Tú estableces los rangos de las cuatro varnas (castas).
    Tú estás más allá de los tres gunas (constituyentes). Tú estás más allá de los tres estados de conciencia (vigilia, sueño y sueño profundo). Tú estás más allá de los tres cuerpos (denso, sutil y de goce). Tú moras continuamente en el muladhara chakra (centro energético perteneciente al cuerpo sutil situado a la altura de la base de la columna). Tú encarnas el poder creativo. Los yoguis meditan constantemente en ti. Tú eres Brahma, Vishnú y Rudra (Shiva). Tú eres Agni, Vayu y Surya. Tú eres Chandrama (el dios lunar). Tú eres la tierra, la atmósfera y el cielo (los tres mundos: denso, sutil y espiritual). Tú eres la manifestación del mantra Om.
    Habiendo pronunciado ga, la primera letra de la palabra gana (innumerables), a continuación pronuncio el sonido nasal na que bellamente aparece como el creciente lunar. Esta es tu forma. La ga es la letra inicial, la a es la letra de en medio y la na es la letra final. Pronunciar este sonido (es decir, gam), es pronunciar todos los sonidos juntos.
    Yo rindo reconocimiento a aquel que tiene un solo colmillo. Yo medito en aquel que tiene la trompa retorcida, la trompa que me inspira. Cuya mano derecha superior lleva un dogal, la superior izquierda una aguijada, la inferior izquierda un colmillo de elefante y cuya mano inferior derecha hace el gesto de bendición. En aquel que tiene color rojo, cuyo vientre es prominente, cuyas orejas recuerdan una canastilla cernidora de grano, cuyas vestiduras son rojas, sobre el cual se aplica pasta de sándalo, a él yo ofrezco mi puja (ritual de adoración) con flores rojas. 
    Él es la deidad que se compadece de sus devotos. Él dio nacimiento a estos mundos. Él es imperecedero, producido antes que el universo fuera formado. Él está más allá de los principios de Purusha y Prakriti (Esencia y Substancia universales). Cualquiera que medite en él llegará a ser el más excelente yogui entre los yoguis.
    Homenaje al líder de los ganas (ejércitos) de los dioses. Homenaje al señor del conjunto divino. Que mis alabanzas lleguen al Señor primordial, que posee un vientre prominente y un solo colmillo. A quien destruye los obstáculos, el hijo de Shiva, cuya mirada trae bendiciones, ofrezco mis alabanzas repetidamente.
    Cualquiera que estudie este Atharvashirsha obtendrá la totalidad de Brahma en este kalpa (ciclo cósmico). Alcanzará toda felicidad. No sufrirá aflicción a partir de ninguna calamidad (personal, natural o divina). Se librará de los cinco grandes deméritos (matar a un brahmán, beber, cometer adulterio, robar y asociarse con personas malvadas). Cualquiera que recite esto en la mañana se verá libre de deméritos (“pecados”) cometidos durante la noche anterior. Por lo tanto, cualquiera que recite este texto mañana y tarde será libre de todos los deméritos, y obtendrá las cuatro metas de la vida (dharma, riqueza, placer y liberación).
    Uno debe evitar enseñar este Atharvashirsha a cualquiera que carezca de fe en él. Cualquiera que lo enseñe solamente por dinero, comete el mayor pecado. Quien recite este Atharvashirsha mil veces, todos sus deseos serán realizados.
    Aquel que junto con este Atharvashirsha bañe ritualmente la imagen de Ganapati llegará a ser un gran orador. Quien lo pronuncie cada chaturthi (el cuarto día de ambas quincenas del mes lunar) mientras ayuna, estará dotado de vidya (sabiduría). Este texto fue enseñado por el sabio Atharvan, y gracias a él uno reconoce el velo que cubre a Brahman y deviene libre de temor. Quien ofrezca pasto durva [a Ganesha], obtendrá las riquezas de Vaishravana (Kubera). Quien ofrezca grano tostado alcanzará honores y será dotado con sabiduría. Quien ofrezca mil modakas (dulce de avena con miel) obtendrá el fruto de sus empresas. Quien ofrezca madera ardiente con mantequilla clarificada, obtendrá toda felicidad y ganará todas las cosas que valen la pena.
    Quien enseñe este Atharvashirsha a ocho brahmanes alcanzará poder vital como el del sol. Quien lo pronuncie durante un eclipse solar en un lugar sagrado obtendrá el poder del cumplimiento del mantra. Será libre de grandes obstáculos. Será libre de grandes faltas. Será libre de grandes deméritos. Obtendrá todo conocimiento. Este es, verdaderamente, el Veda (Conocimiento). Este es el Upanishad (Conocimiento que conduce de la oscuridad a la luz). ¡Que sea auspicioso!